El Medio Ambiente y COVID-19

Es ampliamente conocido que el origen del virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad de COVID-19, se originó del contacto entre murciélagos Rhinolophus affinis y pangolines que eran exportados de manera ilegal a la provincia de Wangdong. En este caso el murciélago es el huésped portador mientras que el pandolín vendría siendo el intermediario.




El origen de nuevas cepas de virus de la familia Coronavirus no es ajeno al cruce entre especies y la posterior propagación zoonótica -de animal al hombre- ya que en oportunidades pasadas se ha tenido esta experiencia con el SARS (2003), el MERS (2009) y la Gripe Porcina(2012).

Estas interacciones entre especies se debe al incremento de la explotación del recurso natural a consecuencia del incremente de la población mundial. Este incremento en la explotación y cruce entre especies es lo que ha originado un incremento en enfermedades infecciones de que empieza a infectar a los humanos a través de la infección zoonótica.


Así mismo, el incremento de las enfermedades transmitidas desde los animales hacia los humanos no es la única razón de la propagación tan rápida del SARS-CoV-2, el cambio climático también cumple con un papel importante.


Existen varios aspectos en los cuales el clima influye en la propagación de las enfermedades, una de las principales es el mismo cambio climático a nivel mundial que hace que en algunos lugares del hemisferio norte los inviernos sean más largos, sometiendo a los habitantes de estos lugares a menos horas de luz solar y por lo tanto un déficit de vitamina D, así mismo el clima más frío del invierno crea un ambiente perfecto para el desarrollo de enfermedades respiratorias y para la incubación de patógenos que afectan las vías respiratorias.


Por otra parte también se debe tomar en cuenta la emisión de gases invernaderos -como el NO2- por parte de las fábricas y automóviles, que empeoran la calidad del aire que se respira y hace más propensas a las personas a sufrir enfermedades respiratorias.

En este caso se debe recordar que el origen del virus del SARS-CoV-2 es desde China, uno de los países con peor calidad de aire en el mundo, donde desde hace años la calidad del airea ha ido empeorando hasta el punto que las enfermedades respiratorias son una de las principales enfermedades que afectan a su población. Es por esto que se debe preguntar hasta qué punto la calidad del aire en la región China pudo contribuir a la propagación del virus.



Impacto del COVID-19 en el Ambiente


Es notable el impacto que ha tenido el COVID-19 en el medio ambiente o, mejor dicho, el impacto que ha tenido la cuarentena a la cual se han sometido cientos de países a nivel mundial. Por un lado tenemos los países más golpeados por la pandemia, como lo es Italia, donde básicamente el país se ha puesto en pausa por completo, especialmente en su región sureña la cual ha sido más afectada por la pandemia; esto ha ocasionado que fábricas se paren por completo y que el tránsito de automóviles tenga una caída drástica, esto resulta en la caída de la emisión de gases de invernadero como el NO2 al ambiente.


Regiones de China, donde se originó el COVID-19 también han visto una mejora en la calidad de su aire por la disminución de gases de invernadero. La NASA ha compartido imágenes que muestran un gran descenso en la contaminación del aire en el país desde que entró en cuarentena general. Es claramente impresionante cómo la capital comercial del mundo ha pausad por completo sus empresas, lo cual ha resultado en un incremento en la calidad del aire de muchas regiones, incluso Beijing que ha sido la más afectada por la actividad comercial y la emisión de gases invernaderos.





¿Qué Sucederá Después?


El tema del cambio climático ha ganado ruido a nivel mundial gracias a distintas organizaciones que han dado la voz de alerta sobre el impacto que tienen la emisión de gases como el NO2 en el mundo, hasta ahora muchos mandatarios del mundo no han tomado estos cambios como algo negativo, hasta el punto de algunos incluso afirmar que es mentira o es algo inventado.


Es claro el impacto que tiene el medio ambiente en las enfermedades y en la salud general de la población mundial, y el impacto claro que ha tenido en la propagación del COVID-19 se puede considerar esto como un llamado de alerta a que se cambien las prácticas que han tenido muchos países en cuanto a su regulación de emisión de gases de invernadero o en la deforestación a nivel mundial. Se puede esperar que después de que el mundo se recupere de esta pandemia se puedan tomar medidas efectivas para mejorar el impacto que tiene la actividad económica humana en el medio ambiente.



2 vistas

©2020 por Mediconsulta. Creada con Wix.com